3 mar. 2014

DIA DE MERCADO

Si hay algo que echo de menos de Barbastro, el pueblo de mi familia, es los sábados de mercado. A los que no lo conozcáis, os diré que Barbastro tiene una plaza antigua llamada así, "la plaza del mercado"; allí, desde hace siglos, todos los sábados se monta un mercado de fruta y verdura, que tiene su origen en los tiempos en que los hortelanos salían a vender lo que producían durante la semana.

Por suerte la tradición perdura y este día la plaza rebosa de frutas y verduras de temporada que resultan ser tan ricas como bonitas, y de gente que viene y va con las cestas de la compra llenas y  el tiempo suficiente como para pararse con unos y otros a saludarse y, si se tercia, a contarse penas y alegrías.
 


Coles, lechugas, alcachofas, espárragos, patatas, pimientos, borrajas salidas de las huertas del Vero...que se venden al estilo antiguo, con los compradores pudiendo tocar y oler las verduras y los tenderos cantando las excelencias de las mismas...


 

En una esquina de la plaza, una escultura rinde homenaje a los hombres y mujeres que han mantenido el oficio tan duro que es trabajar la tierra, y que gracias a su esfuerzo y empeño perdura de generación en generación.

 
En los últimos años, a los puestos de verdura se ha unido otros de productos artesanos de la zona: conservas, mermeladas o quesos que son una auténtica tentación...
 

Pero lo más entrañable para mí son los comercios que hay bajo los soportales de la plaza, muchos de ellos con un montón de años a sus espaldas y donde mis hermanas y yo acompañábamos a las abuelas a comprar alpargatas o pan y dulces...




 
 

Y mención especial se merecen los antiguos y preciosos Almacenes de San Pedro, una suerte de "Galerías Velvet" de provincias donde mi abuelo materno trabajaba como dependiente en el departamento de tejidos.

 
Por último no quiero terminar este recorrido sin nombrar un comercio muy cerquita de la plaza que vale la pena visitar, La Bodega del Vero, donde venden productos locales y delicias de todo el mundo, en una tienda-restaurante entrañable y llena de detalles.
 





Así que si con esta entrada os han entrado ganas de ir a Barbastro, os recomiendo que hagáis coincidir vuestra visita con una de estas "mañanas de mercado" que tanto me gustan, os aseguro que os encantarán..
 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario