23 ene. 2012

GRANADAS

En el jardín de mi madre hay un granado, o "manglano" como decimos por allí. En primavera le salen unas flores rojas que, a medida que pasan las estaciones, se convierten en granadas, primero verdes y duras y después naranjas y amarillas. Ya entrado el otoño se abren en grandes heridas que enseñan un interior rojo brillante hasta que se rompen y caen al suelo. Cuando estoy por allí me siento al sol y no puedo dejar de mirarlas.

2 comentarios:

  1. A mi me da un poco de pena verlas asi, tengo ganas de que alcanzen su destino final de fusión con la tierra, pero estoy aprendiendo a ver las cosas desde la quietud(suena a yogi)y dejo que el ciclo vital contiune o bien que algún gato naranja con cierto sobrepeso se caiga encima de ellas.Un beso sistercilla.Hoy es un dia Happy para las franco!

    ResponderEliminar
  2. Ya andaba yo intrigada por todo el tiempo que pasabas haciéndoles fotos.....he aquí el secreto. Si, el 26 de enero, fue un día happy happy....de mucha emoción!

    ResponderEliminar